La Hipoterapia es un tratamiento kinésico, reconocido mundialmente. Es una forma de montar donde el paciente es colocado en varias posiciones por el kinesiólogo para así aprovechar al máximo el movimiento oscilante del caballo.

La vida es movimiento, y la comunicación del ser humano con el movimiento del caballo es una experiencia única; la transmisión del movimiento del caballo hacia el paciente es igual a los movimientos físicos que presenta la marcha humana, por lo tanto el paciente no enfrenta pasivamente el tratamiento, por eso la utilización del caballo es clave. La cristalización de sus capacidades para el tratamiento de trastornos neurológicos de los movimientos ocurre en primer lugar, al tomar como centro de gravedad la inserción Neuromotríz.

La traída diferenciada de métodos kinésicos de tratamiento fue desarrollada por la Hipoterapia, transformándose en un tratamiento Neurofisiológico calificado con el uso del caballo. De ser una herramienta para ejercicios, el caballo se convirtió en un socio para los kinesiólogos y, hoy es conocido como el mejor Simulador de los Movimientos. No hay máquina ni ejercicio humano que se le iguale. Esta disciplina es utilizada para la rehabilitación de pacientes con enfermedades neurodegenerativas y traumatológicas, discapacitados físicos y psíquicos, a través del paso cadencial del caballo. Es el poder curativo del caballo.

 

a base del tratamiento es la transmisión del movimiento del caballo hacia el paciente. Es importante destacar que el movimiento multidimensional en el desplazamiento del caballo es similar al movimiento deambulatorio del hombre. Esto produce en la columna vertebral lumbar humana una rotación de 19 grados, una inclinación lateral de 16 grados y un apretar y soltar de vértebras en forma de bombeo. En la cadera hay un movimiento de vaivén vertical del orden de 5 cm., uno lateral de 7 cm. y una rotación de 8 grados. Además hay una rotación contrapuesta entre hombros y caderas.

Un caballo al paso transmite al paciente una gran cantidad de movimientos que cualquier persona que haya montado a caballo lo ha percibido, todo se mueve y cuando decimos todo hasta el pelo, su movimiento entrega 90 a 110 oscilaciones al jinete por minuto, lo que abre un campo enorme para practicar una terapia para mantener en buen estado físico y mental a adultos mayores